Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
lunes, diciembre 12, 2005

Sin mácula

Andaba navegando esta mañana por la web del Ayuntamiento de Zaragoza, por lo general ejemplar en el uso, fomento y desarrollo de la sociedad de la información en la calle y a través de su propia web, cuando he llegado a la sección de la Junta Arbitral de Consumo:

Junta Arbitral de Consumo
(click para ampliar)

Si nos fijamos en las fechas de la noticia y del aviso, ambos tienen fecha de 15 de julio de este mismo año, casi 6 meses. Y todos sabemos que 6 meses es muchísimo tiempo en el mundo online. Por otro lado la noticia no hace referencia a ningún tema específico propio de la Junta, sino que se refiere a la inauguración de la propia web...

Vamos, que sumando 1 + 1 llegamos a la conclusión de que la web se mantiene exactamente igual que el día que se inauguró, pura y sin mácula. Ahí, quietecita, para que no se estropee... ¿Qué utilidad tiene una web diseñada para mostrar noticias y avisos que no tiene ni noticias ni avisos?

Desgraciadamente este no es un caso aislado, son muchos los sitios que pese a permanecer activos no actualizan la sección de noticias. La disculpa inmediata es que no se generan noticias, o que no hay medios humanos para mantener la sección actualizada. Perfecto. Me parece bien. Si no se puede, no se puede. Lo entiendo. Lo que ya no entiendo es qué hace entonces esa sección de noticias vacía y caduca ocupando el 60% del espacio de la página principal. Si no tienes noticias, no las muestres, pon otra cosa en la home. Tan sencillo como eso.

El problema, sin embargo, es de otro nivel. Es algo más que si queda feo o bonito tener una sección desactualizada. Es un problema de concepto, de definición de la web. Alguien que sabe nos dice que hoy en día no eres nadie si no tienes web y nosotros, que queremos ser modernos, nos lanzamos a la piscina. Sin comprobar antes si hay agua o sólo un suelo de cemento. Y entonces hacemos una web con todo lo que tiene que tener, con todas las secciones que están en todas las webs... y cuando lo tenemos bien bonito, nos echamos a dormir.

La web debe ser un instrumento de comunicación, un instrumento que facilite la conversación. Y lo más importante de la comunicación es el mensaje. Una una comunicación sin mensaje es una comunicación vacía, sin valor. Debemos, por lo tanto, diseñar nuestros sitios web en función de nuestras características, de nuestra estructura y de aquello que queremos comunicar, de forma que podamos transmitirlo de la forma más eficiente posible. Y no al revés, no diseñar una web y adaptar nuestro mensaje a su forma. Así evitaremos casos como el del ejemplo.

¿A quién va dirigida nuestra web? ¿Qué servicios queremos/debemos ofrecer a los visitantes? ¿Disponemos de los medios para poder garantizar esos servicios? ¿Qué queremos transmitir? ¿Cómo queremos hacerlo? Si somos capaces de responder estas preguntas durante el proceso de diseño, ya tenemos mucho camino ganado...

Hace un año: Comprar en el extranjero, A mi alrededor...

Publicado por Agustín a las 23:32

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy