Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
sábado, noviembre 20, 2004

¿Adiós al prepago?

Hace unos días leía en un post de Joi Ito sobre China y los teléfonos móviles una frase que, sin ser el tema principal del post, me llamó poderosamente la atención: 'Japanese are about to make pre-paid mobile phone illegal'.

En Japón están a punto de declarar ilegales los teléfonos de prepago. El argumento utilizado en Japón es que un teléfono prepago es un teléfono no controlado y por lo tanto se puede utilizar con fines criminales. Se puede estar de acuerdo con el argumento o no (en este caso yo no lo estoy, también se pueden utilizar cuchillos o cerillas con fines criminales) pero es un argumento aparentemente válido. Y si es un argumento válido en Japón, ¿por qué no va a serlo en Estados Unidos, donde la paranoia por la seguridad está a la orden del día? (recordemos los nuevos pasaportes). Y si es válido en Estados Unidos, ¿por qué no en Europa y en España?

En Europa, por el momento, sólo hay una recomendación de la Unión Europea (a instancias de España) para que las operadoras identifiquen a sus usuarios de prepago. Una medida absurda y poco eficaz teniendo en cuenta que aquellos que vayan a utilizar los teléfonos 'para el mal' no van precisamente a registrarse voluntariamente y suelen tener medios para obtener tarjetas de prepago por canales de distribución no convencionales.

Aceptemos pues, que si esta medida es ineficaz lleguemos también aquí la ilegalización (y extinción por parte de las operadoras del prepago). Aquí no tengo datos más a mano que estos (ni siquiera viene indicada la fecha de publicación), pero suponiendo que sean ciertos: ¿qué ocurriría entonces con los casi 24 millones de lineas prepago (70% del total) que hay en España? ¿Se forzaría al usuario a migrar a unos contratos que, hoy por hoy, son draconianos y abusivos? ¿Es legítimo obligar a cualquier usuario de telefonía móvil a sufrir contratos mínimos de 18 meses bajo pena de sanción? ¿Es legítimo impedir el acceso de un usuario a las comunicaciones móviles por no tener una renta mínima o un contrato de trabajo? ¿Estaría entonces la CMT por una vez del lado del ciudadano en lugar del lado de las operadoras?

Si se aplicase esta (en mi opinión exagerada) medida, lo que está claro es que entonces los contratos actuales dejarían de tener sentido y la situación de poder de las operadoras con respecto a sus clientes debería cambiar, quedando estos últimos con una mayor capacidad de decisión real que debería implicar, por fin, una competencia real entre operadoras. ¿Lo llegaremos a ver?

Como curiosidad, por el otro extremo se puede señalar el caso de China, en el que incluso existen máquinas de vending con tarjetas de prepago por unos $13.

De todas formas, algo me dice que es más probable que sigamos el modelo japonés que el chino. Ayer mismo me comentaba una amiga que está comenzando su tesis doctoral sobre las diferencias prepago/contrato. Sólo pude decirle una cosa... ¡¡date prisa en terminarla!!

Publicado por Agustín a las 08:35

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy