Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
sábado, noviembre 13, 2004

RENFE, Universidad, Empresa y red

No es la primera vez que el tren con el que vengo al pueblo sale con retraso. Pero sí que lo es por una razón tan curiosa como esta: según el interventor en tren no podía salir de Zaragoza por falta de calefacción.

Situémonos en contexto: son las 9 de la mañana y todos los pasajeros estamos ya a bordo. La mañana es fría y en el interior del tren hace bastante frío (lo dice alguien como yo que no suele tener frío). Pasa el tiempo y el tren no arranca, la sensación térmica es cada vez más gélida, debida sobre todo a la falta de movimiento. Viene el interventor y nos dice que el tren funciona perfectamente, pero no así la calefacción, y que resulta imposible salir sin calefacción. Seguimos esperando. Una hora y cuarto después (10h15) nos indican que no se ha podido reparar la calefacción y se ha habilitado otro tren para realizar el transporte. Bien por RENFE, sin duda ha sabido reaccionar bien.

Pero... me pregunto una cosa: el trayecto hasta Monzón es aproximadamente de hora y media. Esperar el cambio de tren ha supuesto pasar otra hora y media quietos en la estación pasando frío. Entonces... ¿no hubiesemos pasado el mismo frío si el tren hubiese salido a su hora? Quiero decir, con esta medida hemos pasado el mismo frío pero además hemos perdido hora y media. Curioso... al menos el segundo tren era de mayor calidad que el primero y al llegar a la estación de destino nos han reembolsado el 50% del valor del billete.

Pero todo tiene sus ventajas: en las tres horas me ha dado tiempo de terminar 'Yo, Claudio' (muy recomendable), de repasar unas notas de clase y de mirar de arriba a abajo un par de periódicos del día anterior que todavía no había podido ojear, al tiempo de disfrutaba de la música de Django Reinhardt. Y entre las noticias del periódico he encontrado dos bastante interesantes, las dos en El País: una de ellas, firmada por Patricia Fernández de Lis, nos habla sobre la baja presencia de las empresas españolas en la red (y la más baja todavía tasa de ventas) y la otra, bastante más interesante vuelve al tema 'de moda' en este blog: las relaciones entre empresa y universidad. Si hace unos días hablaba sobre la escasa relación entre los profesores universitarios y la empresa, me encuentro ahora con un titular tan sonoro como 'Dos tercios de las empresas no mantienen ninguna relación con la Universidad'. Y más todavía el subtítulo: 'Una de cada tres compañías no confía en la enseñanza superior como motor de desarrollo'. No quiero estar siempre hablando sobre lo mismo, pero parece que estas cifras confirman lo que comentaba en el otro post. Espero que las cosas cambien...

Publicado por Agustín a las 13:04

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy