Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
jueves, noviembre 11, 2004

Frustrante

Mientras estaba escribiendo el post anterior, el ordenador desde el que estaba escribiendo ha hecho poff, y así por las buenas se ha apagado. Resultado: todo lo que llevaba escrito se ha perdido.

Es una sensación frustrante, seguro que a todos nosotros nos ha pasado más de una vez. Estás escribiendo, pones todo lo que llevas dentro sobre el teclado, crees que te está saliendo algo redondo y de repente, sin previo aviso... adiós trabajo, adiós esfuerzo. Y no te queda otro remedio que volver a empezar, porque consideras que lo que estabas contando era interesante. Y mientras vas escribiendo intentas recordar cómo lo estabas escribiendo en el intento anterior, porque estás seguro de que antes lo estabas haciendo mucho mejor...

Siempre he creído que cuando escribimos una pequeña parte de nosotros mismos se queda en el papel (o en la red en este caso). Pero en casos como este, ¿dónde va ese trocito de nosotros? ¿se pierde para siempre?

Es un poco como aquella pregunta que se hacen los filósofos: ¿hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo? Pero esa discusión la dejamos para otro día...

Publicado por Agustín a las 07:58

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy