Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
viernes, noviembre 02, 2007

El cine no importa

Así se titula el post que hace un par de días escribía mi amigo Toni a propósito del uso que se va a dar a los antiguos cines Goya y a la desaparición del festival Cinefrancia.

El de Toni es un post escrito desde el dolor de alguien que ama el cine profundamente y se ve obligado a contemplar cómo su ciudad lo está matando lentamente. No se trata de que, como se está anunciando por todos lados, cada vez vaya a haber más salas en Zaragoza: no sirve de nada que aumente el número de pantallas si se utilizan para proyectar cada vez menos películas, si se centran en superestrenos que se lanzan cada vez con más copias. No tiene sentido que aumente el número de pantallas pero ni una sola se destine al cine en versión original. No, no se queja de eso, a fin de cuentas es la evolución del cine comercial que parece estar fijando el mercado y contra eso poco se puede hacer.

De lo que se queja es de la abulia, de la falta de compromiso de las instituciones con respecto al otro cine. Se queja de unas instituciones que no sólo no hacen nada por construir nuevas vías para fomentar esta forma de cultura sino que incluso a veces parece que quieren dejar morir lo poco que todavía tenemos.

Comparto plenamente la preocupación y la rabia de Toni: que una ciudad sea grande no se mide únicamente por número de habitantes, de puentes, de Expos, de nuevas viviendas o de radiantes centros comerciales. La grandeza va por otro lado, la grandeza es un concepto de múltiples caras, y una de ellas es la cultura.

Algo tendremos que hacer para preservarla. Aunque de momento sea quejarnos...

Publicado por Agustín a las 08:18

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy