Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
viernes, octubre 19, 2007

El último en enterarme

Cierto es que a nadie le amarga un dulce, y que uno se alegra cuando cuentan con él para algún programa académico: estoy en una fase de mi vida en la que todavía me apasiona contar historietas, y por eso suelo participar en todos aquellos programas a los que me invitan.

Esta mañana han venido un par de compañeros de trabajo a mi mesa con un folleto en la mano y me han preguntado si el curso del folleto valía la pena. Les he dicho que no lo sabía, porque no conocía ese programa y se han quedado un poco extrañados...
-Qué raro que no lo sepas... ¡pero si tú eres uno de los profesores!
No quiero ni imaginar la cara de tonto que se me habrá quedado... ¿cómo puedo aparecer entre el profesorado del curso sin saberlo? ¿Cómo habrá llegado mi nombre hasta ahí? ¿No se supone que primero deberían haberme consultado? Sí, vale, soy muy despistado. A veces me olvido de algunas cosas. Pero sobre participar en un programa de este tipo, creo que me acordaría.

¿Por qué soy siempre el último en enterarme de las cosas?

Publicado por Agustín a las 18:52

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy