Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
domingo, noviembre 27, 2005

The rain in Spain stays mainly in the plain

Como algunos habréis identificado, esta pequeña rima en inglés es la frase (y también el título de la canción) que el profesor Higgins (Rex Harrison) utilizaba para enseñar a la humilde y zafia Eliza Doolittle (Audrey Hepburn*) a pronunciar y hablar como una dama de la alta sociedad en la película de George Cukor My Fair Lady. Para que no se me echen encima los puristas diré que la película está basada en el musical del mismo título de Alan Jay Lerner que lleva dando vueltas por todo el mundo desde 1956, a su vez inspirado en la obra de Bernard Shaw Pigmalión, que bebe directamente del mito clásico de Pigmalión, rey de Chipre y escultor vocacional que en la búsqueda de la perfección en su obra se enamoró de una de sus creaciones, Galatea, que cobró vida cuando Pigmalión, en su obsesión, besó sus labios de mármol. Pero como diría Ende, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión...

A lo que iba, The rain in Spain stays mainly in the plain. Más de uno sin duda habrá identificado la frase pero a mayoría, incluso a aquellos que han visto la película, no les dirá nada. A estos últimos, en cambio, tal vez les suene la frase La lluvia en Sevilla es una pura maravilla, que es cómo se tradujo para la versión española. ¿Qué tienen en común ambas frases? Pues poco más que la lluvia y la rima, que ni siquiera es la misma. Buena traducción, ¿no?

Llamadlo casualidad, pero estos últimos días he estado precisamente en Sevilla por motivos de trabajo y mira... la noche del viernes cayeron unas gotitas... pura maravilla, oye. Y más casualidad todavía, justo enfrente de la puerta de mi hotel, sólo cruzando la calle tenía unos cines de versión original. Y además estrenaban Harry Potter y una cosa llevó a la otra y... Me llamaron mucho la atención esos cines. Como he dicho, sólo proyectaban películas en versión original, pero eso no quiere decir que fuesen películas de arte y ensayo, sino las mismas películas que baten récords de taquilla en las salas en que se proyectan dobladas. Así, además de Harry Potter And The Goblet Of Fire pude ver también The Constant Gardener (atentos a esta cinta para los Oscar) y Corpse Bride (Pablo, yo sí que pude escuchar a Johnny Depp :p). También se proyectaban títulos tan interesantes como Match Point (de lo mejorcito del año, no os la perdáis) o Le Couperet. Pero más interesante que los títulos que se proyectaban era que las salas estaban llenas y el ambiente que se respiraba en ellas: público joven y con ganas de disfrutar de buen cine no mutilado en una sala de doblaje.

Cuando llegué a Zaragoza hace unos años, todavía había unas salas en las que se proyectaba de vez en cuando cine en versión original (además de la filmoteca). Pero al poco tiempo cambiaron de política y decidieron centrarse en cine español y ofrecer dobladas las películas extranjeras. ¿Por qué en Sevilla y en otras capitales pueden disfrutar del trabajo de los actores y en Zaragoza no nos dejan? Soy consciente de que no se puede pedir que sólo se proyecte cine en versión original pero... ¿tanto costaría poner un par de salas pequeñitas en las que disfrutar del cine tal y como fue creado? Me niego a creer que no haya demanda suficiente. En todo caso, mientras se deciden, habrá que seguir abonado al DVD...

*Hablando de doblajes, resulta curioso destacar que incluso en la versión original, cuando se trata de cantar, Audrey Hepburn es doblada por Marni Nixon, la misma voz que también dobló a Natalie Wood en West Side Story y a Deborah Kerr en Tú Y Yo (An Affair To Remember) y El Rey Y Yo (The King And I).

Hace un año: Soy famoso... ¡y yo con estos pelos!, Ojos ocupados

Publicado por Agustín a las 18:52

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy