Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
viernes, enero 21, 2005

Amor segmentado

Recién llegado al despacho, procedo a mirar el correo. Entre todas las cuentas que tengo está la de Hotmail, que sólo utilizo para recibir los boletines a los que estoy suscrito y para la mensajería instantánea. Seguro que nadie se sorprenderá demasiado si digo que cada mañana encuentro, junto a los boletines, unos 15 mensajes de spam, que borro inmediatamente. Pues bien, hoy se me ha colado uno entre los boletines y lo he abierto. Esto es lo que me he encontrado:

Where Christians Meet
(click para ampliar)

Se trata de un portal de contactos exclusivo para cristianos (también es necesario tener unos ingresos anuales superiores a $25.000, pero esa ya es otra historia). He decidido comentarlo en el blog porque me me ha resultado curioso comprobar cómo la segmentación de mercados, tan presente en otros ámbitos, llega ahora incluso a los dominios de Eros. Uhmmm... en este contexto no debería haber nombrado a Eros, ¿verdad?

En todo caso, la verdad es que una iniciativa así tampoco es tan mala idea. Al menos en los Estados Unidos, único país en el que por el momento está disponible el servicio. Debemos tener presente que por aquellas tierras el sentimiento religioso está más arraigado en la cultura popular que por aquí, que generalmente queda circunscrito al ámbito puramente personal. Así, la cuestión religiosa puede llegar a ser un factor determinante para el éxito o fracaso de una relación, y esto es precisamente lo que pretende explotar este portal.

Otra cosa es ya el canal elegido para hacerse conocer... ¿Por qué tienen que recurrir al spam? ¿Y por qué han sido tan chapuceros? ¿No deberían asegurarse antes de enviarme nada de que realmente soy su target, de que soy un americano cristiano? Tal vez piensen que si el receptor no pertenece a ese grupo simplemente tirará el email a la basura (que lo hará). Pero en todo caso, la credibilidad ya está perdida. Una lástima...

Publicado por Agustín a las 12:20

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy