Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
miércoles, junio 29, 2005

Por si le sirve a alguien...

Ayer por la tarde, en la Universidad, a unos alumnos les surgió la necesidad de trasladar el fichero con el que estaban trabajando de un equipo a otro. Por lo visto no cabía en un disquete (y aunque hubiese cabido... ¿cómo pueden existir todavía?) y, por una de esas misteriosas e inexplicables razones que ni siquiera Bill Gates alcanza a comprender, la red (de Windows) del centro no funcionaba.

Así que, desafiando el cartel de la puerta de mi despacho (algún día pondré una foto), vinieron a verme y me pidieron ayuda. Solución inmediata: la memoria USB que siempre me acompaña. Pero por una vez no la llevaba encima (en este punto, los que me conocen se estarán llevando las manos a la cabeza).

No hay problema, siempre suelo tener un plan b (y un plan c, y un plan d...), en este caso bastante estándar: utilizar la red como puente. Lo curioso fue que cuando los estudiantes vieron lo que estaba haciendo, les pareció algo increíble, algo que no habían visto hacer jamás... vamos, algo así como si yo hubiese inventado la rueda.

Realmente no hice nada raro, eso creo. Pero a veces se me olvida que no todo el mundo tiene la misma soltura con esto de los ordenadores. Así que, aunque para el usuario avanzado no voy a decir nada nuevo, he decidido contar en este post la maniobra que utilicé para pasar el fichero de un ordenador a otro. Tal vez alguien lo encuentre interesante y útil...

En tiempos, si tenía que hacer algo parecido, recurría a mandarme un correo electrónico a mí mismo: en el ordenador en el que estaba el fichero abría el navegador, entraba en algún webmail, creaba un correo dirigido a mí mismo, adjuntaba el fichero y lo enviaba. Luego iba al otro ordenador, abría el correo y descargaba el fichero adjunto.

Sin embargo este método, aunque eficaz, todavía era engorroso... una vez realizado el traslado había que borrar el email de la bandeja de entrada y de la lista de enviados, sobre todo si el tamaño de los adjuntos era elevado y el tamaño de la cuenta de correo reducido.

Así que el truco evolucionó hasta utilizar el Draft/Borrador como almacén intermedio. Al no realizar realmente el envío del email, bastaba con borrarlo una sóla vez. [Ojo, esto no funciona en Hotmail. Funciona perfectamente en el entorno Horde/IMP, Yahoo! Mail y Gmail].

De entre los que funcionan me quedo con Gmail, por la sencilla razón de que son necesarios muchos menos clicks que con los otros sistemas. El procedimiento sería el siguiente:

En el ordenador que contiene el fichero que queremos trasladar:
1. Abrimos Gmail.
2. Pulsamos Compose Mail
3. Pulsamos Attach a file y seleccionamos el fichero que queremos trasladar.
4. Pulsamos Save Draft: el fichero queda guardado.

En el ordenador de destino:
5. Abrimos Gmail.
6. Pulsamos Drafts (debería estar en negrita).
7. Seleccionamos el borrador que contiene nuestro adjunto.
8. Pulsamos sobre el fichero adjunto para descargarlo.
9. Pulsamos Discard Draft para eliminar el borrador.

Ni que decir tiene que el sistema también sirve si queremos trasladar más de un fichero, simplemente adjuntando tantos como sea necesario (aunque en ese caso yo prefiero adjuntar un sólo fichero comprimido que contenga todos los adjuntos). Hay que tener también en cuenta que no todos los webmails permiten subir/bajar cualquier tipo de fichero (sobre todo ejecutables). En ese caso se recomienda enviarlos en un formato comprimido.

Bueno, eso es todo. Ya sé que a muchos este post no les dirá nada, pero espero haber ayudado a alguien...

Publicado por Agustín a las 13:57

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy