Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
miércoles, julio 12, 2006

Copión que copia a un copión...

Leo en IMDB que un fulano acaba de demandar a los productores de Piratas del Caribe por supuesto plagio. Según dice, a él se le había ocurrido antes.

No sé, piratas fantasma, hijas de gobernador intrépidas y con ganas de aventura, un pringadillo que quiere ser pirata enamorado de la muchacha, islas secretas, maldiciones vudú, magias varias, situaciones cómicas y de acción... y todo eso en el Caribe. Fíjate que a mí me suena a algo...

Menos mal que el propio Ron Gilbert (que a su vez se inspiró en la atracción de feria de la propia Disney) se lo toma a broma.

A ver, que me aclare. Disney crea una atracción de feria basándose en historias de piratas. Un diseñador de videojuegos crea todo un mundo basándose en esa atracción de feria. Un guionista dice ahora que a él se le ocurrieron unos personajes sospechosamente parecidos a los del videojuego y demanda a Disney por hacer una película sobre su propia atracción de feria con una ambientación también parecida a la del videojuego basado en la atracción de feria... ¡de Disney!

Por favor, que aparezca el tataranieto de Barbarroja y los demande a todos por imbéciles...

Lo curioso de esto es que la atracción de feria ha sabido generar valor por sí misma. Los videojuegos también, con miles de seguidores repartidos por todo el mundo. Las películas, además de ser un estupendo producto de entretenimiento, están batiendo todos los récords en taquilla... ¿Qué valor genera una persona que supuestamente un día tiene una idea y la guarda en un cajón a la espera de poder sacar tajada demandando a alguien?

Publicado por Agustín a las 11:00

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy