Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
martes, julio 04, 2006

Carísimo

El SMS es sin duda el producto más rentable que tienen las telefoneras, si consideramos el ratio precio / datos enviados. Supongo que al decir esto tampoco estoy revelando ningún secreto. Los SMS son carísimos.

Hace un rato, dos meses después de solicitar el código de validación para mi móvil, por fin he conseguido que Skype lo aceptase como válido (a lo mejor ha tenido que ver conque minutos antes había instalado su última actualización). Y bueno... ya que por fin tenía la plataforma de envío de SMSs de Skype plenamente operativa... ¿por qué no probarla más allá de las primeras pruebas que hice cuando lanzaron el servicio?

Me gusta el sistema que utiliza Skype. Le indicas el destinatario o destinatarios del mensaje y dependiendo del número de destinatarios y de su ubicación en el mundo, el programa calcula automáticamente el coste por mensaje.

Así, he podido mandar un mensaje a mi amigo Domingo con una tarifa de 0,116€ por mensaje: 11,6 céntimos frente a los 15 que cuesta (o costaba, porque no he conseguido encontrar lo que cuesta mandar un SMS en la web de ninguno de las tres telefoneras) directamente a través del móvil con cualquiera de los operadores nacionales. Estupendo, mire usted que bien, me ha salido más barato. Y más cómodo, que esto de usar un teclado de verdad y no los botoncitos del móvil es una bendición.

Pero claro, sigo curioseando y se me ocurre mandar otro SMS a Justyna, una amiga polaca. Y claro, al sustituir el número español de Domingo por el número polaco de Justyna, la tarifa se actualiza y... ¡se rebaja a menos de la mitad! Exactamente a 5 céntimos.

No sé. Yo juraría que la tecnología del SMS es la misma aquí que en Polonia. Que las redes no deben ser muy diferentes. Entonces... ¿por qué aquí cuesta más del doble mandar un SMS? Vale sí, que si el nivel de vida, que si las diferencias salariales que si las diferentes regulaciones locales... todo lo que quieras.

Pero a mí me sigue pareciendo jeta.

Publicado por Agustín a las 21:09

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy