Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
lunes, marzo 28, 2005

Principio de autoridad

Recuerdo hace muchos años, en el colegio, cuando don Juan Carlos nos explicó una cosa llamada principio de autoridad para ilustrar cómo se resolvían las discusiones filosófico-teológicas en la Edad Media. Mis once añitos me hacían imaginar aquellas discusiones como partidas de cartas: Tales gana a su colega y vecino Anaximandro, pero luego llega el as Aristóteles y se lleva la baza...

Citando a Foucault, la disputatio "...consistía en el enfrentamiento de dos adversarios que utilizan las armas verbales, los procesos retóricos y las demostraciones basadas esencialmente en el principio de autoridad. No se apelaba a testigos de verdad sino a testigos de fuerza. Cuantos más autores pudiese reunir a su lado uno de los particpantes en la disputatio, cuanto más pudiere invocar testimonios de autoridad, de fuerza de peso, y no testimonios de verdad, mayores posibilidades de salir vencedor del enfrentamiento. La disputatio es una forma de prueba, de manifestación y autentificación del saber..."

Hacía bastante tiempo que no pensaba en ello. Posiblemente desde que leí (o vi, no recuerdo que fue posterior) por última vez 'El nombre de la rosa'. Hasta hoy.





(click aquí para captura de pantalla)


Porque claro, como lo dice el Yankee Group...

[Continuará]

Publicado por Agustín a las 17:02

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy