Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
miércoles, febrero 23, 2005

Morir de éxito

Al hacer click en el enlace de Bloglines para ver más en detalle un post de Nacho Escolar me he encontrado con esto:

Escolar: Bandwidth Limit Exceeded
(click para ampliar)

La web estaba caída y no precisamente por ningún problema técnico, sino porque su hosting ha cortado el acceso al superar el ancho de banda contratado. La razón fundamental por la que se superan los límites de ancho de banda es normalmente un exceso de visitas. Suena irónico, ¿no? Haces una muy buena web (sigo la de Nacho desde hace mucho tiempo y la considero como referencia en la blogosfera española), obtienes éxito y visitas y el premio es... ¡una imagen como la de arriba!

El título del post es deliberadamente exagerado en el caso de Nacho. Estoy seguro de que mañana su sitio estará funcionando perfectamente, como siempre. Pero en esto de la Internet, morir de éxito no es algo tan disparatado... Recuerdo la situación hace algunos años de la radio por Internet. En poco tiempo proliferaron, tanto emisoras de creación específica para la red como versiones digitales de radios convencionales.

Muchos nos apuntamos a eso de escuchar la radio telemáticamente: con sólo darle a una tecla podíamos escuchar nuestra emisora preferida durante todo el día (yo mismo no la desconectaba en todo el día). Desde el punto de vista del oyente, radio duranto todo el día a coste cero. Pero... ¿y desde el lado de la emisora? Se puede hacer una cuenta rápida. La mayoría de las emisoras entonces emitía con un bitrate de 32 Kbps (kilobits por segundo). Tener la radio encendida durante 8h diarias supondría un tráfico de 115200 Kb (Kilobytes), o lo que es lo mismo 112,5 Mb (Megabytes) al día. En un mes serían 3375 Mb, es decir, 3,3 Gb (Gigabytes). Y eso con un único oyente. ¿Cuántos oyentes puede tener una radio de éxito en Internet? Supongo que unos cuantos... Un par de multiplicaciones más nos llevarían al coste económico de mantener una emisora que, precisamente por su calidad y su éxito, tuviesen gran cantidad de usuarios. Hace 4-5 años el mercado publicitario en la red todavía no se había desarrollado lo suficiente como para poder compensar con ingresos por publicidad el enorme coste de las radios de éxito. Y desde luego ninguno de los usuarios estaba dispuesto a pagar por escuchar la radio... Conclusión: algunas de las emisoras de más éxito, sobre todo aquellas que no estaban soportadas por un grupo empresarial/editorial capaz de soportar las pérdidas tuvieron que cerrar, murieron de éxito.

Hoy en día la situación se ha racionalizado un poquito. La mayoría de las emisoras han reducido su ancho de banda hasta los 16-20 Kbps (sin perder calidad apreciable de audio gracias a las mejoras en los codecs utilizados). Y se han buscado fórmulas para evitar el despilfarro de este ancho de banda. Antes, como he comentado, podíamos darle a un botoncito y la radio comenzaba a sonar ininterrumpidamente hasta que cerrásemos el player correspondiente. Los usuarios, desde nuestra percepción de coste cero, no nos molestábamos en cerrar el player cuando nos ausentábamos, cuando salíamos a comer... la radio seguía sonando incluso cuando no había nadie delante. Hoy en día, la mayoría de los players se apagan automáticamente cada cierto tiempo de uso, necesitando un click del usuario para continuar la reproducción. Esto no es casual, no es más que una forma como cualquier otra de ahorrar ancho de banda. Si el player se desactiva y el usuario no está presente, permanecerá en silencio y sin consumir hasta que el usuario regrese y vuelva a activarlo. Esta práctica podemos verla, por ejemplo, en las emisoras online del grupo PRISA (Cadena SER, M80, Los 40...). Por otro lado, el mercado publicitario está un poco más maduro, y los modelos de negocio también han evolucionado: publicidad contextual en el caso de programas 'hablados', enlaces para comprar la música que se está escuchando en las radiofórmulas, streaming de audio como un valor añadido más integrado en algo más grande (sin necesidad de obtener beneficio por sí solo)...

Personalmente, y en lo que respecta a este humilde (beta)blog, espero no llegar nunca a esos extremos. No aspiro al éxito. No aspiro a tener miles y miles de visitantes. Simplemente espero seguir hablando de esas cosas que me llaman la atención. Y sobre todo escuchando todo aquello que vosotros tenéis que decir al respecto. Siempre aprendiendo...

Update: Escolar.net ya vuelve a estar online :)

Publicado por Agustín a las 00:37

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy