Por decir algo...
El (Beta)Blog de Agustín Raluy
domingo, septiembre 30, 2007

Como en casa...

Tal vez los más viejos del lugar recuerden cómo era este (beta)blog hace cosa de un año, antes de que Blogger empezase a hacer cosas raras por unos días e hiciese desaparecer misteriosamente mi plantilla.

Desde entonces había estado con una plantilla temporal, de las estándar de Blogger. Hasta hoy, que a partir de una versión anterior del blog de esas que guarda archive.org he conseguido recuperar el aspecto de siempre.

Ya sé que como diseño no es gran cosa, pero por alguna razón le tengo cariño. No sé, tiene algo que me hace sentir como en casa...

Publicado por Agustín a las 18:31

|
viernes, septiembre 28, 2007

Bloggers against abuse

Esto de la viralidad es un misterio. ¿Por qué hay memes que cubren la blogosfera completa en apenas un par de días o campañas de éxito inmediato, mientras que otras que podrían tener mucho más interés apenas tienen repercusión? No hay una receta mágica e infalible para estas cosas.

A través del blog de Karuna me entero de una iniciativa que, por alguna razón, no ha hecho demasiado ruido pero que es sin duda interesante: Bloggers against abuse. La acción, englobada en la campaña de BlogCatalog llamada Blogging for a great cause, nos anima a publicar un post denunciando algún tipo de maltrato.

Bloggers Unite

Sí, ya sé que llego unas horas tarde pero... ¿acaso no dicen que nunca es tarde si la dicha es buena?

Después de estar dándole vueltas un rato, me he decidido por escribir contra el maltrato artístico que sistemáticamente sufre el cine. Contra la mutilación de las obras tal y como fueron concebidas por sus creadores. Contra la negación del trabajo interpretativo de muchas personas...

A esta forma de maltrato, algunos lo llaman doblaje. ¿Por qué, cuando entramos en el ámbito cinematográfico, se permite la violación de la manifestación artística? ¿Acaso el cine es menos arte que las demás artes? Cuando una película se rueda, el director intenta sacar lo máximo posible de los actores, que estos transmitan mediante palabras, gestos y expresiones algo muy concreto. El doblaje elimina completamente cualquier rastro del timbre, entonación, sonoridad, cadencia, dicción y expresividad de la interpretación original. Al eliminarlo... ¿qué nos queda? Nos queda otra cosa. Otra cosa que no tiene nada que ver con el original.

Imaginemos, por un momento, que compramos un disco de Frank Sinatra y al darle al play nos encontramos una voz plana cantando algo así como 'llévame a la luna y déjame jugar entre las estrellas' o a Leonard Cohen cantándole a una tal Susana. Incluso peor... ¡¡imaginemos que la voz de ambos fuese la misma!! ¿Dobladores de Ella Fitgerald, Louis Armstrong o Marlene Dietrich? Ridículo, ¿verdad? Sin embargo es lo que nos encontramos en las salas de cine.

No nos engañemos, cuando llegan a nuestras pantallas ese tipo con gafas que gesticula tanto ya no es Woody Allen, esa chica rubita y flacucha ya no es Keira Knightley y el calvito ese de sonrisa canalla es un mero imitador de Bruce Willis.

Si en cualquier otro ámbito de nuestra vida no aceptaríamos productos defectuosos... ¿por qué en el cine sí? Absurdo... ¡Basta ya de maltratar al cine, de maltratar el trabajo interpretativo de los actores, de maltratar los idiomas originales! ¡Basta ya de mutilar sistemáticamente cualquier película que llega a nuestro país!

Basta ya de maltratar e insultar nuestra inteligencia...

Publicado por Agustín a las 06:17

|
jueves, septiembre 27, 2007

Wo shi Agustín

Pues nada... hoy he asistido a mi primera clase de chino (realmente a media clase, he tenido que irme antes del final) y estoy encantado con las cositas que hemos aprendido ya el primer día... ¡ya tengo ganas de que llegue la próxima!

Publicado por Agustín a las 16:27

|
miércoles, septiembre 26, 2007

¿Cuánto tarda en gestarse un diario?

Creación de un diario
(click para ampliar)

No sé, me ha picado la curiosidad...

Publicado por Agustín a las 00:29

|
martes, septiembre 25, 2007

Cuando a uno le entran ganas de llorar...

Por una vez voy a escribir un post en un impulso, algo personal. Sí, ya sé que para esas cosas tengo otro sitio mejor, pero es que lo tengo escacharrado desde hace meses...

Y necesito soltar la frustración. Había pensado en gritar con todas mis fuerzas, pero son las 4 de la mañana y creo que no es la mejor hora, mis vecinos me lo agradecerán si no lo hago. Así que nada, a quejarme en el blog.

Ayer fue un día duro, muy duro. El domingo por la tarde pensaba adelantar parte del trabajo que tenía pendiente el la oficina, pero no pude: por un lado se me perdió parte del equipaje en el autobús y por otro... me encontraba fatal. No sé, tal vez algo que comí me sentó mal. Apenas pude dormir en toda la noche: el rato que lo intenté no me dejó el dolor de tripas y el resto... tenía que terminar el trabajo.

¿El trabajo? Una presentación para el jefe. Aposté por algo original. Y perdí la apuesta cuando la vio ayer en la oficina. Tiempo perdido. Vuelta a empezar. Súmale a eso todo el trabajo del día, retrasos... 12 horas en la oficina y todavía trabajo pendiente.

Llego a casa a las 9, ceno algo (todavía no había comido) y me acuesto. El amigo Murphy se presenta: apenas me acabo de dormir mis padres (papis, ya sabéis que os quiero mucho, pero es que tenéis una puntería que...) me llaman por teléfono. Vuelta a la cama. Objetivo: levantarse a las 12 y seguir trabajando... otra noche más de tirón sin apenas dormir.

Y entonces... 3:17 (aprox) - Apagón

Ya no sé si de todo mi bloque, de todo el barrio o de todo el mundo. Pero, al menos todo el edificio, sin electricidad. Y el trabajo de media noche en el ordenador. A saber cuándo había guardado por última vez...

Cinco minutos después vuelve la electricidad... ¡todavía hay esperanza! Pero no... el ordenador se niega a encenderse: el interruptor de encendido parece que no hace contacto. Venga, Agus, tú puedes. Destornillador y a por él... ¡perfecto, interruptor arreglado! Pero sigue sin encencerse... todo el trabajo de la noche definitivamente perdido, mi ordenador muerto y la moral hecha trizas. Si tengo que empezar de nuevo, para mañana a las 9 no tengo todo el trabajo pendiente ni de coña. Y ni siquiera dispongo de todo el día, porque por la tarde empezamos las clases en la Uni. ¿De dónde voy a sacar las horas para terminar el trabajo pendiente?

Empezar de nuevo... Al menos, tengo el portátil. Vamos allá.

Publicado por Agustín a las 04:12

|
jueves, septiembre 20, 2007

Gmail... ¿qué fue del infinito?

Decir que Google, desde el mes pasado, está ofreciendo vendiendo (¿o se diría alquilando?) almacenamiento extra para sus servicios Gmail y Picasa no es noticia. A nada que busquéis un poquito por la red encontraréis miles de referencias. Algunas celebrando el acontecimiento (somos muchísimos los que a estas alturas ya somos Gmail-dependientes) y otras quejándose amargamente...

Yo, como todavía iba por un modesto 56% de uso de mi espacio de Gmail, pues como que no me preocupé... y me olvidé del asunto hasta hoy. ¿Por qué hoy? Por una doble casualidad: por un lado, después de muchísimo tiempo sin hacerlo he entrado a mi cuenta de Hotmail para buscar un email antiguo y... ¡sorpresa! Tenía utilizado un 1% de... ¡5Gb! ¿Desde cuándo las cuentas de Hotmail son de 5Gb? Mire usted qué bien :)

Por otro lado, hoy he leído también que AOL intenta de nuevo la conquista de España (después de varios intentos infructuosos a lo largo de los años). Y uno de sus alicientes es... sí, correo ilimitado.

Me ha dado por hacer memoria, y he llegado hasta este antiguo post, escrito el día en que Gmail cumplía un añito. En él había una captura realizada ese mismo día de la propia home de Gmail:

¿Gmail? ¿Infinito? Creo que nunca había estado tan lejos...

Publicado por Agustín a las 10:36

|
martes, septiembre 18, 2007

Ya están aquí

Todo el mundo daba por hecho que serían la siguiente adición a la suite Google Docs, y efectivamente así ha sido.

A partir de hoy la posibilidad de crear, compartir y gestionar presentaciones (tipo Power Point, para entendernos) se añade a las funcionalidades ya existentes (documentos de texto y hojas de cálculo) del servicio online de Google. Tamién se encuentra disponible para los usuarios de Google Apps.

¿Primeras impresiones? Después de crear un par de presentaciones con tres o cuatro transparencias cada una la sensación es bastante buena, aunque todavía está bastante limitado en cuanto a funcionalidades, sobre todo en lo relativo a efectos y transiciones.

Como puntos flojos, muy flojos, hay que decir que por el momento sólo permite subir presentaciones en el formato de Power Point (ignorando el formato OpenDocument, que sí está presente para documentos y hojas de cálculo) y que sólo permite la exportación en HTML (ni Power Point ni OpenDocument), por lo que su compatibilidad con aplicaciones de escritorio queda muy limitada.

En cualquier caso, acaba de salir. Démosle un poquito de tiempo... :)

Publicado por Agustín a las 15:10

|
lunes, septiembre 17, 2007

SpiralFrog... pues, de momento, va a ser que no

Bueno... pues no-sé-cuánto-tiempo-después vuelvo por fin a escribir unas líneas en este blog. Y, aunque tenía pensado escribir sobre estas dos últimas semanitas de buen baloncesto en directo (me lo he pasado pipa con el Eurobasket), mi vena más geek me obliga a escribir sobre el último juguetito-web que acaban de probar... SpiralFrog



Para aquellos a los que no les suene de nada, se lleva hablando ya desde hace bastante tiempo sobre este sitio. ¿Qué ofrece SpiralFrog? Música gratuita y legal financiada con publicidad. En teoría un sitio en el que encontraremos los catálogos de las majors... en libre acceso.

Sin embargo, desde aquellas primeras reseñas que anunciaban únicamente una declaración de intenciones, había pasado casi un año sin mucha más información hasta que a principios de mes volvió a salir a la luz con datos ya más tangibles, al tiempo que se abrió la polémica en torno al DRM que supuestamente implementaría. Pues bueno, desde hoy ya está disponible el servicio, y bueno... ya me conocéis, no he podido resistirme a probarlo y contarlo de primera mano.

La primera sorpresa la encontramos nada más intentar entrar en la web: una pantalla de bienvenida nos indica que el servicio sólo está disponible en Estados Unidos y Canadá y nos ofrece una cajita de texto para que dejemos el email y recibir el aviso de disponiblidad cuando esté listo. En fin, nada que un buen proxy* no pueda solucionar... ;)

Una vez registrados y logueados ya podemos navegar por todo sitio. Como decíamos más arriba, el servicio está financiado con publicidad, que encontraremos mientras navegamos. Aunque la publicidad es bastante evidente, no resulta demasiado intrusiva, con lo que la navegación se realiza de forma bastante ágil. Podemos movernos con libertad por el catálogo buscando por géneros, artistas, títulos... un catálogo en el que encontraremos no sólo música sino también videos musicales, ambos disponibles tanto en streaming (ver/escuchar directamente en la web) como en descarga.

Descarga... llegamos al meollo de la cuestión. Pues sí, era cierto, podemos descargar toda la música que queramos: gratis y con un sólo click por canción. Eso sí, tal y como se suponía, los ficheros descargados vienen con su correspondiente DRM. Concretamente el sistema escogido para ello ha sido el de Microsoft.

¿Cómo son estos ficheros?
-El audio está codificado a 128 kbps, mientras que el video se encuentra disponible en dos versiones: en modo Low Res (320x240 - 300 kbps) y en modo Hi Res (416x320 - 1000 kbps), ambos modos con una marca de agua integrada que hace referencia al propio sitio web.
-Los formatos son .wma para audio y .wmv para video, es decir, a priori incompatibles con Linux, Mac y muchos reproductores portátiles (especialmente iPod, dejando fuera al reproductor con mayor cuota de mercado).
-Al llevar DRM incorporado, los ficheros tampoco funcionarán en aquellos reproductores portátiles que, aunque soporten el formato WMA, no estén preparados para gestionar el sistema de restricción de derechos de Microsoft.
-Según se comenta (todavía es muy pronto para poder comprobarlo) todos los ficheros descargados vienen con fecha de caducidad y dejan de ser operativos si no se visita la web de SpiralFrog (y por lo tanto se ve la publicidad) en un cierto tiempo.

Si nos quedamos con lo expuesto hasta ahora... pues no se puede decir que SpiralFrog esté nada mal. A fin de cuentas estamos hablando de un servicio gratuito y, para qué negarlo, el sistema de DRM de Microsoft está crackeado desde hace ya tiempo y eliminar el DRM de los ficheros no nos supone ningún esfuerzo más allá de un simple click.

Entonces... ¿por qué digo que, por el momento, va a ser que no? Pues muy sencillo: porque es incomodísimo. Aunque más arriba he comentado que la navegación por el sitio era bastante ágil, ya no puedo decir lo mismo cuando llegamos al tema de las descargas. Éstas se realizan mediante un gestor de descargas que es necesario instalar en nuestro equipo y que se controla directamente desde la propia web. Gestor que tiene un ligero problema: es necesario realizar las descargas una a una. Me explico: imaginemos que quiero bajarme los 3 discos (unas 35 canciones) de mi grupo favorito utilizando SpiralFrog. Buscaría el nombre del grupo, llegaría hasta sus álbumes y en cada uno de ellos le daría al botoncito de 'Download entire album'. En ese momento las canciones que componen los 3 discos pasarían a la zona de descargas. Allí, haría click para comenzar la descarga... ¡de la primera canción! En cuanto la primera canción se ha completado, entonces podría proceder a hacer otro click para comenzar con la segunda. Y después la tercera, y la cuarta... no hay quién aguante ese proceso más allá de la quinta canción. Eso sin contar con los innumerables fallos de transmisión y reintentos necesarios hasta poder completar una descarga.

Entiendo que su fuente de financiación es la publicidad, y por ello les interesa que tengas que pasar bastante tiempo en la web para conseguir que sus impresiones publicitarias tengan mayor probabilidad de impacto. Pero entre que normalmente disponemos de poco tiempo para perder y que nos encontramos en un mundo online en el que prima la inmediatez... el proceso de descarga se torna en algo completamente inaceptable, sobre teniendo en cuentra la existencia de otros canales alternativos que nos ofrecen lo mismo con un esfuerzo mucho menor.

Resumiento... sí, muy buen planteamiento; pero no, de momento, no... si a lo comentado anteriormente le sumamos lo limitado (por ahora) del catálogo (apenas 600.000 canciones frente a los millones disponibles en otros servicios) me sigo quedando con mi suscripción a Yahoo! Music Unlimited. No obstante, continuaré siguiendo la evolución de SpiralFrog: estoy convencido de que con el tiempo serán capaces de ajustar la fórmula y llegar a ese delicado equilibrio en el que todos ganen/ganemos.

*Nota: el proxy sólo es necesario para pasar la primera pantalla. Una vez estamos registrados, ya no es necesario.

Publicado por Agustín a las 18:28

|

Por decir algo...

El (Beta)Blog de Agustín Raluy